Artículos

Conoce nuestras novedades

Novedades en IRPF en mercado inmobiliario

Mañana 6 de abril comienza la campaña del Impuesto de la Renta, una campaña que promete novedades de cara a facilitar su presentación. Se implanta Renta Web, que permitirá  hacer la declaración desde el móvil o la tablet, siempre que el sujeto pasivo no perciba rendimientos de actividades profesionales o sea autónomo. Estos últimos tienen que seguir utilizando el programa PADRE.

calculator-1044173

Las fechas para su presentación son distintas, según se realice telemática o presencialmente:

  • Telemáticamente comienza mañana, 6 de abril,  y finaliza el 30 de junio.
  • Presencialmente el plazo es del  10 de mayo al 30 de junio

El calendario es el siguiente:

  • 4 de mayo comienza el plazo la concertación de cita previa
  • 10 de mayo comienza el servicio de realización de declaraciones en la Agencia
  • 25 de junio finaliza el plazo de presentación de declaraciones a ingresar con domiciliación bancaria del primer plazo
  • 29 de junio finalización de la concertación de cita previa
  • 30 de junio finalización del plazo de presentación de declaraciones.

¿Quién está obligado a declarar?

Si el año pasado tuvo dos o más pagadores, el mínimo para estar obligado a presentar la declaración se eleva de 11.200 a 12.000 euros. Si solo tuvo un pagador, el límite de ingresos sigue siendo 22.000 euros.

Si tienes un sólo pagador, has de presentar la declaración si tus ingresos brutos anuales superan los 22.000 euros. Aquellos sujetos pasivos que perciban salarios inferiores a los 22.000 euros si proceden de un sólo pagador no tendrán obligación de declarar.

Si son varios pagadores, tampoco tendrán la obligación de declarar si la cantidad ingresada anualmente por el segundo y sucesivos pagadores no supera los 1.500 euros brutos anuales.

Si, por el contrario, supera esta cantidad, hay obligación de declarar y el límite exento son 12.000 euros.

 

reforma_fiscal_irpf_2015

 

 La reforma fiscal de 2015implica sobre      todo importantes novedades relevantes      en el ámbito inmobiliario.

Vamos a  explicar cuáles son los cambios    más significativos:

 

 

  • Desaparece la deducción por alquiler para los inquilinos que hubieran firmado su contrato a partir de 2015, si bien ésto no afecta a las deducciones autonómicas. Si el contrato lo firmaste antes de 2015, podrás deducir el 10,05% de las cantidades satisfechas en  2015 y en años sucesivos,  mientras continúe vigente ese alquiler como vivienda habitual, si tu base imponible no supera los 24.107,20 euros anuales.
  • Desaparece la reducción del 100% para menores de 30 años en el rendimiento neto por el arrendamiento de la vivienda, quedando la reducción fijada en el 60%, independientemente de la edad del inquilino.
  • En el caso de compra de vivienda habitual, se mantiene el derecho a desgravar en 2015 y años sucesivos, si ya dedujeron por ella en 2012 o en años anteriores. El porcentaje deducible es un 15% de lo invertido, con el límite de 9.040 euros. En cambio, para aquellos que compraron con posterioridad a esa fecha, ya no se aplica la deducción estatal.
  • Esta reforma “penaliza” también por los inmuebles vacíos, de modo que los inmuebles urbanos no arrendados ni afectos a una actividad económica (se excluye la vivienda habitual y el suelo sin edificar) generan un rendimiento a efectos fiscales, cuantificado en un 2% del valor catastral (1,1% si este valor ha sido revisado en 1994 o años sucesivos). Con la reforma el plazo pasa a ser de diez años anteriores.
  • Los coeficientes de correción monetaria, que permitían actualizar el valor de adquisición, se suprimen desde 2015. Los coeficientes de abatimiento siguen aplicándose en muchas transmisiones, pero se limitan parcialmente. Estos coeficientes permiten la disminución de las plusvalías generadas por la venta de inmuebles adquiridos antes del 30 de diciembre de 1994. Desde la reforma se aplican a la ganancia obtenida hasta 20 de enero de 2006 y con un límite de 400.000 euros.
  • La exención por reinversión en vivienda habitual se mantiene. La condición es que se reinvierta la totalidad del precio de venta en un plazo de dos años, anteriores o posteriores a la compra de la vivienda nueva, y esta tenga el carácter de vivienda habitual.
  • Aparece un nuevo concepto, el de renta vitalicia asegurada que, de constituirse para los mayores de 65 años que generen ganancias por la venta de un bien, quedarían exentas. El límite es de 240.000 euros y el plazo para constituirla de 6 meses.
  • Cambio en el tratamiento de las pérdidas y ganancias patrimoniales. Ya no se diferenciará entre las obtenidas en menos o más de un año, de modo que tributarán todas en la base imponible del ahorro, que tiene un tipo impositivo más bajo (con anterioridad, las obtenidas en menos de un año, tributaban al tipo marginal, pues estaban  integradas en la base imponible general)
  • Se abre la posibilidad de compensar rendimientos negativos  de capital mobiliario con ganancias y pérdidas patrimoniales y viceversa. Este año esta compensación podrá realizarse por un 10%, si bien se incrementará al 15%, 20% y 25% en los años 2016, 2017 y 2018 respectivamente.

lupa declaracion

Otros cambios que conviene mencionar fuera del ámbito inmobiliario, son:

  • Se establece la posibilidad de devolución de cantidades, incluso sin que existan retenciones durante el ejercicio, para trabajadores, pensionistas desempleados o autónomos que formen parte de una familia numerosa, o con ascendientes o descendientes a su cargo. Esta cantidad es de 1.200 euros mensuales (2.400 euros para familias numerosas especiales).  El límite es el de sus propias cotizaciones sociales.
  • Las aportaciones a planes de pensiones reducen la base imponible. Pero como novedad, el límite de la cantidad que se puede aportar se rebaja de 10.000 a 8.000 euros (con el límite del 30% de los rendimientos de trabajo o de actividades económicas). Otra novedad es respecto al rescate del plan de pensiones cuando es en forma de capital, haciendo desaparecer la reducción del 40% vigente hasta ahora para las aportaciones que se hicieron antes de diciembre de 2006.
  • Se elimina la reducción de 2.652 euros por rendimientos de trabajo y, se establece como deducible un nuevo  gasto de 2.000 euros (ampliables a 4.000 para los desempleados que encuentren trabajo y eso conlleve un cambio de residencia)
  • Para los trabajadores con discapacidad se incrementan las cuantías deducibles de 3.246 euros a 3.500 euros y de 7.246 a 7750 euros, según el grado de discapacidad.
  • Se elimina la reducción para trabajadores en activo mayores de 65 años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *